Butaca María Isabel

Sillón(1)

Butaca María Isabel

Juan Sordo Madaleno (atribuido)

1962

En 1962 se inauguraba uno de los más modernos hoteles de la Ciudad de México hasta entonces, el Hotel María Isabel, en el cruce del Paseo de la Reforma y Río Tíber, justo en una de las esquinas más importantes del país. El arquitecto a cargo fue Juan Sordo Madaleno con José Villagrán y Ricardo Legorreta como colaboradores.

Sobra decir que el hotel contaba con todas las comodidades e infraestructura más modernas hasta el momento, además de tener restaurantes, alberca, y bares, amplias habitaciones con vistas de la ciudad y estancias, un hotel pensado para empresarios, diplomáticos y turistas de alto nivel.

Para la estancia de las 600 habitaciones se produjo mobiliario en consonancia con el moderno rascacielos, así pues, se diseñó una butaca tipo, que equiparía a todo el hotel, e incluso una variante de este mismo mueble para el bar principal del hotel, el Bar Jorongo.

El diseño es simple y muy en sintonía con ejemplos de mobiliario presente en otros proyectos de Sordo Madaleno, se trata de una silla de descanso, de baja altura perfecta para salones y estancias. El asiento y el respaldo se componen de una sola pieza –un ensamble de pino con una capa de relleno de fibra de coco, las formas curvas están definidas por la estructura de madera–, los brazos y respaldo forrados en tela descansan en un par de patas de madera en forma de H, estas patas son de una sola pieza, y constituyen el armazón que sostiene a la silla, en el caso de las patas frontales, la H sube a la altura de los brazos, contrastando así los materiales, y poniendo en evidencia el funcionamiento de la butaca; Un cojín casi cuadrado termina de completar el asiento.

Butaca María Isabel Sordo MadalenoFoto: Cortesía Sordo Madaleno Arquitectos

El autor de este mueble sigue estando en terreno brumoso, debido a que no hay datos específicos de quién diseñó el mobiliario ya que en la construcción de Hotel María Isabel participaron dos equipos de carpintería, uno de construcción de muebles y un despacho de decoración, sin que se sepa quién hizo qué. No obstante es lógico atribuirlo al arquitecto Sordo Madaleno, ya que revisando el diseño de mobiliario para su despacho personal –hecho en 1946 en colaboración con el arquitecto Augusto H. Álvarez– y de otros proyectos en los que sí diseñó personalmente el mobiliario, encontramos el mismo lenguaje de neutralidad moderna, y uso de materiales locales.

Esta silla muestra ciertas similitudes con las butaques de Clara Porset, y con la muy conocida serie de sillones San Miguel de Michel van Beuren de 1950, por la altura y las formas curvas del asiento; estamos frente a un ejercicio más cercano al lenguaje moderno internacional. De no ser por el contundente y recto respaldo que se refleja en la línea recta del asiento, podríamos trazar diálogos con la Womb Chair de Saarinen de 1946. La butaca tipo para el Hotel María Isabel es un diseño que empieza a hablar con un lenguaje propio desde el México moderno, sin dejar de estar bien inserto en el lenguaje internacional de las tendencias de diseño, un mueble artesanal a la altura de los producidos por Knoll o DM Nacional,

Esta butaca tipo refleja el sentimiento de modernidad y la ambición por equipar la creciente y masiva infraestructura que nacía en México y que no se había visto antes, es sorprendente pensar en el gran número de butacas producidas para el Hotel María Isabel, todas bajo sistemas de producción artesanal y con un nivel de calidad muy bien logrado.

ASR

Guardar

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s